INICIO > El COPEC > Comunicación > Prensa

DIARI DE L'EDUCACIÓ. Un homenaje a les pedagogas olvidadas

Col·legi de Pedagogs de Catalunya > Comunicación > DIARI DE L´EDUCACIÓ. Un homenaje a les pedagogas olvidadas

El Col·legi de Pedagogs de Catalunya conmemora el Día de la Mujer dando visibilidad el trabajo de las pedagogas referentes a lo largo de la historia. "Las pedagogas están y han estado siempre pero no se ha hablado lo suficiente, hay que incorporarlas en los planes de estudio cuando hablamos de pedagogía y educación y reparar una injusticia histórica."  

· 20 pedagogas que han revolucionado la educación en Catalunya
· La persecución de las hermanas Úriz Pi por luchar por la renovación pedagógica feminista
· Dos pedagogas abren un ciclo de charlas sobre mujeres olvidadas

Èlia Pons


La pedagogía es una profesión muy feminizada. De hecho, un 85% de las personas colegiadas en el Col·legi de Pedagogs de Catalunya (COPEC) son mujeres. Aun así, las mujeres pedagogas, tal como pasa en muchas profesiones, tienen una ínfima representación en los cargos de poder, sean órganos técnicos, políticos o universitarios. Con el objetivo de dar visibilidad el trabajo de estas mujeres, el Col·legi de Pedagogs de Catalunya organizó el pasado lunes 2 de marzo un acto con el nombre "¿Dónde están las pedagogas referentes?" para reivindicar la importancia de las mujeres pedagogas, que son las que sustentan la profesión.

Aún hoy en día a las pedagogas se las asocia a los roles de cuidado que tradicionalmente tienen asignados las mujeres en el núcleo familiar. Por eso, el objetivo fue dar voz a las pedagogas y reivindicar su trabajo. "Nosotras también queremos intervenir en los espacios de decisión y desarrollarnos profesionalmente igual que lo hacen nuestros compañeros pedagogos", declaraba Rosa Rodríguez, presidenta del Col·legi de Pedagogs de Catalunya, al iniciar la sesión. También añadió que el acto pretendía convertirse en la semilla de la futura vocalía o comisión de Mujer y Pedagogía. Por su parte, Jordi Puig, presidente del Consejo Social del Col·legi, destacó que "estamos en un mundo donde la figura de la mujer queda escondida" y que, por este motivo, es muy importante que las "pedagogas referentes salgan a la luz".


Innovadoras y comprometidas

Con el propósito de dar visibilidad al trabajo de las mujeres pedagogas, Maria Concepció Torres, presidenta de la Comisión de  Deontología del Col·legi, hizo un recorrido histórico a lo largo de las aportaciones de algunas de las principales pedagogas españolas, pero también extranjeras, principalmente del siglo XX. Aquellas que en su momento, contribuyeron enormemente a la evolución de la profesión pero que no les llegó nunca el reconocimiento, o llegó demasiado tarde. "Las pedagogas están y han estado siempre pero no se ha hablado lo suficiente, hay que incorporarlas en los planes de estudio cuando hablamos de pedagogía y educación y reparar una injusticia histórica", afirmaba Torres.  

Torres comenzó mencionando a Hipatia de Alejandría, filósofa y maestra neoplatónica griega del siglo V, destacada en los campos de matemáticas y la astronomía. Aunque cualquier lista es incompleta, se señalaron algunas de las grandes pedagogas referentes. Hay que destacar, por ejemplo, a Maria Montessori, primera mujer en conseguir la titulación de médica en Italia, y que da nombre al famoso método educativo. También es importante la figura de Rosa Sensat i Vila, que tuvo un papel muy destacado en el desarrollo de la Escuela Pública Catalana durante el primer tercio del siglo XX, convirtiendo su pasión personal por la educación en un compromiso social.Así mismo, Marta Mata i Garriga, pedagoga, diputada y senadora socialista, dejó una gran huella siendo una de las grandes defensoras de la escuela pública y del derecho a la educación.

Muchas de las pedagogas que fueron citadas durante el acto tienen en común la apuesta por la innovación educativa y la investigación, así como su compromiso político reivindicando la igualdad entre hombres y mujeres. En este sentido, se mencionó, por ejemplo, a Margarida Comas i Camps, gran partidaria de la innovación pedagógica y de los derechos de las mujeres, o a Concepción Sainz Amor, considerada pionera de la coeducación y una gran defensora de la escuela rural. Esta última promovía la idea que la escuela no puede estar alejada de la vida del pueblo y que la naturaleza tenía que proporcionar los contenidos básicos para el aprendizaje. También jugó un papel relevante en la innovación pedagógica Anna Rubiés i Monjonell, quien fue directora del Grupo Ramon Llull y estuvo muy implicada en las escuelas de verano. 

Siguiendo esta misma línea de innovación pedagógica, Torres hizo referencia a dos parejas de hermanas que introdujeron nuevos métodos. Por un lado, las hermanas Carolina y Rosa Agazzi, pedagogas italianas que crearon un jardín de infancia bajo la idea de aprender a través de la observación, con el objetivo de formar a los niños para que sean capaces de actuar por propia iniciativa. Por otro lado, las hermanas Josefa y Elisa Uriz Pi, maestras pedagogas y activistas políticas que reivindicaron el papel de la mujer en todos los aspectos profesionales, sociales y políticos, más allá del rol familiar tradicionalmente otorgado a las mujeres. Estas hermanas son consideradas las precursoras de la Escuela Moderna Española, un proyecto educativo dirigido a las clases sociales bajas con el objetivo de garantizar el acceso a una educación científica y democrática.

Retos de futuro para la pedagogía

Mireia Mata, Directora General de Igualtat de la Generalitat, quien se encargó de la clausura del acto, apuntó que las pedagogas tienen el reto de introducir el feminismo tanto en las aulas como en las instituciones. «Es una piedra que tenemos que picar a todos los niveles» dijo. En este sentido, señaló que, durante siglos la educación fue muy similar, porqué solo estudiaba una clase social -la privilegiada- y, durante mucho tiempo, solo los hombres. Ahora, todo es muy diferente: las aulas están llenas de diversidad, y esto, según Mata, puede ser una gran oportunidad de renovar los métodos educativos.

Siguiendo esta línea, Torres añadió que, en este contexto diverso y plural, “es un buen momento para introducir el concepto de género y diversidad en los ámbitos educativos, ya sea en la educación formal como en informal”. La pedagogía, por tanto, tiene el gran reto de plantar la semilla del futuro. “La educación a lo largo de la vida es una construcción continuada de la persona humana”, señaló Mata, parafraseando a la pedagoga Maria Teresa Codina. “La educación es cada día, cada momento de nuestra vida. En este sentido, el papel de las maestras y pedagogas es vital”, concluyó.

#mujeres #pedagogas

Fecha de publicación: 8/3/2020