mapa web

ÁREA RESERVADA: identificarse

segueix-nos 

notícies d'actualitat del COPEC segueix el COPEC a facebook segueix el COPEC a linkedin

agenda

trieu:
< Abril 2019 >
lu ma mi ju vi sa do
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     

INICIO > Publicaciones > Hablemos de Pedagogía

El NIÑO/A TIENE DERECHOS LA SOCIEDAD, DEBERES

anterior

Col·legi de Pedagogs de Catalunya > Publicaciones > El NIÑO/A TIENE DERECHOS LA SOCIEDAD, DEBERES


EL NIÑO/NIÑA TIENE DERECHOS, LA SOCIEDAD TIENE DEBERES

20 de noviembre de 1989, se firma la Convención de los Derechos de los Niños/as

 

M. Concepció Torres Sabaté (1)

Colegiada núm. 200

Barcelona, noviembre 2014

 

 

El futuro de los niños/as no puede, sólo, depender de la solidaridad ciudadana. El día 20 de noviembre del 2014, celebramos los 25 años de la Convención de los Derechos de los Niños/as, es un buen momento para hacer un repaso de todo lo que queda por hacer si queremos que estos Derechos sean respetados de forma global, así como también estudiar todo lo que se ha conseguido.


 

En momentos de crisis los niños/as son uno de los colectivos más vulnerables y por lo tanto se crea la necesidad que desde todos los ámbitos sociales y políticos se puedan atender, de manera concreta, todas sus necesidades. Cada vez más podemos escuchar a través de los medios de comunicación como aumenta el riesgo de los niños/as que entran a formar parte de la pobreza a nivel mundial, pero también europeo y en Catalunya.

 

Esta situación de vulnerabilidad se puede corregir aplicando políticas que amparen este colectivo a través de programas de actuación y mejora de la calidad de vida de los niños y de su entorno a través de un buen refuerzo a las familias, a los centros educativos y a los barrios. Hoy, un niño/a puede formar parte de una familia que no tiene ninguna entrada económica y este hecho provoca, seguramente que algunos de sus Derechos sean vulnerados, no porqué la familia lo quiera, sino simplemente porqué no tiene suficientes recursos. En estos casos la administración tiene que poder ofrecer vías de solución.

 

El Niño/a es un bien público sobre el que no se puede improvisar, los gobiernos han de tener recursos suficientes para hacer que todos los Derechos de los Niños/as se cumplan. Pero es muy importante que estos recursos no sólo se diseñen en políticas de beneficencia y caridad, sino que han de ser políticas que también  afecten al futuro social para dejar bien preparado el entorno para que los niños/as y los/las jóvenes tengan posibilidades de desarrollarse como tales y después como adultos. Tienen que poder acceder a la formación, tienen que poder encontrar trabajo o crearlo, tienen que poder acceder a una vivienda, etc.

 

En todos los países del mundo, y en el nuestro también, hay niños/as que todavía viven en condiciones difíciles y necesitan ser atendidos desde una consideración especial. Estas consideraciones se deben gestionar desde las políticas públicas que han de velar por el cumplimiento y el respeto de todos los Derechos de los Niños/as.

 

Celebramos 25 años de la Convención de los Derechos de los Niños/as, pero muy a menudo encontramos en la prensa titulares como “Improvisar con la infancia”, “6.678 menores protegidos", entre otros. Ésto nos ha de provocar el hacer un esfuerzo por cambiar la situación de este colectivo, los niños/as, que muchas veces reciben las consecuencias de la crisis de forma directa o de forma colateral.

 

El niño/a es un ser desvalido y somos los adultos los que tenemos que trabajar para ellos, para que desde la familia se pueda dar respuesta a sus necesidades, y cuando la familia no puede, el Estado ha de tener unas estructuras bien organizadas para poder actuar de una forma organizada.

 

Cuando leemos los datos a nivel mundial como que en el mundo hay 72 millones de niños que no están escolarizados y de éstos un 57% son niñas; que 110 millones de niños tienen que trabajar; que el 50% de casos de madres no están atendidas en el parto, y esto provoca que más de 3 millones de niños mueran por complicaciones durante el parto; que actualmente nacen 300.000 niños cero-positivos y cada año mueren 10 millones de niños antes de los 5 años por causas que se podrían evitar (falta de vacunas, deshidratación por no poder acceder al agua potable, trabajo infantil...); sólo la desnutrición contribuye a provocar la muerte a unos 5,6 millones de niños y niñas menores de 5 años. Por este motivo desde las Naciones Unidas presenta como un primer Objetivo del Milenio (ODM) el conseguir reducir la desnutrición infantil a la mitad antes del 2015.

 

Más de 18 millones de menores de dieciocho años pierden a sus padres en África a causa del VHI/SIDA, y muchos millones más vivirán en familias en las que algún miembro tiene esta infección. Las Naciones Unidas tiene planteadas medidas para poder combatir esta realidad, en el objetivo número 6 del Desarrollo del Milenio, entre otras enfermedades.

 

A nivel mundial todos los conflictos que actualmente están abiertos hace que millones de niños y niñas sean víctimas de la violencia que se ejerce directamente contra ellos o también indirectamente, cuando son testimonios de la violencia en sus países, comunidades y familias, o a través de los medios de comunicación.  Los conflictos acaban siendo una fuente de represión e injusticia que el niño tiene que vivir y sufrir, sobretodo cuando los conflictos son las guerras. Para conseguir cumplir los Derechos necesitamos potenciar un compromiso hacia la paz.

 

La educación de las niñas en algunos países todavía es una asignatura pendiente ya que tienen que quedarse en casa para colaborar en las tareas familiares y no pueden ir a la escuela, muchas veces por la realidad y ambiente de pobreza en la que se encuentran, pero a veces sólo por el simple hecho de ser niña. Hay unos setenta millones de niñas que por el hecho de serlo están privadas del acceso a la educación. Este es el objetivo número 4 del Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas, pretenden que todos los niños y niñas puedan finalizar un ciclo completo de enseñanza primaria.

 

Estas informaciones nos hacen cuestionar el hecho de como se están desarrollando y velando el cumplimiento de los Derechos de los Niños/as en muchos de los países que han firmado este acuerdo, y el trabajo que todavía queda por hacer. A veces cuando leyendo estos datos pensamos en países que están en vías de desarrollo, pero también desde la Unión Europea tenemos algunos datos que nos dicen que hay más de 25 millones de niños/as (más de uno de cada cuatro) que están en situación de pobreza, privación de material y/o viven en familias donde no trabaja ningún adulto.

Por esto la UE se planteó en la Cumbre del Milenio del año 2000 que era necesario reducir con determinación la pobreza extrema en todas sus dimensiones y concretamente por lo que hace a los niños/as: conseguir la enseñanza primaria universal, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el VIH/sida y otras enfermedades… entre otras más generales. El objetivo era tenerlo logrado el año 2015, y esta fecha la tenemos muy cerca mientras todavía queda mucho para conseguirlos.

 

La UE provee en un 55% el fondo de desarrollo del mundo, pero no es suficiente, ya que las políticas de cada país también tienen que invertir para conseguir estos objetivos. Los países tienen que invertir más en las políticas sociales destinadas a la infancia y a la familia, y entre ellos España, que mientras que la UE invierte en las políticas sociales destinadas a la infancia y a la familia una media de 2,2% de su Producto Interior Bruto (PIB), en España este porcentaje es de un 1,4% y en Catalunya de 0,9%. Si disponemos de la mitad del presupuesto que necesitamos para poder mejorar la actual situación de precariedad en la que se encuentran nuestros niños/as, será difícil que en el año 2015 se consigan los objetivos marcados.

 

La infancia es un asunto social y público, no es un aspecto privado y sólo de la familia. Representan el futuro de nuestra sociedad, por este motivo se tienen que invertir todos los esfuerzos gestionando políticas que realmente den respuesta a las necesidades que tienen.

 

Algunos retos a nivel mundial que se han conseguido (datos de Unicef):

-Casi se ha erradicado la Polio y un 75% de niños/as en edad escolar están escolarizados.

-15.000 Hospitales en 136 países han logrado ser “amigos de los niños/as” y mejorar la lactancia materna.

-1 Millón de niños/as salvan la vida cada año con la terapia de rehidratación oral.

-El programa de educación para los niños/as continua funcionando en más de 20 países.

-Se han generado programas de prevención del SIDA en 20 países afectados.

-Se ayuda a más de 29 países en la educación para la prevención del trabajo infantil.

-Se continua trabajando a nivel mundial para la prevención, vacunaciones, apoyo y asistencia a los colectivos más vulnerables.

 

La actual crisis económica y sus consecuencias en los recortes en el bienestar, afectan muy directamente a países como España, Portugal y Grecia, por esto es necesario armonizar de manera internacional las políticas sociales. Esto es una tarea que tendría que asumir la UE con el acuerdo de todos los países que forman parte. Si se ha conseguido un consenso a través de una política monetaria, también tiene que ser posible conseguirlo con una política social.

 

En Catalunya, para poder abordar la realidad de nuestros niños/as y jóvenes hoy, se ha generado desde el Govern de la Generalitat una serie de instrumentos como: La Llei de Drets i Oportunitats de la Infància, el Pacte Nacional per la Infància y más tarde el Pacte Nacional per l’Eradicació de la Pobresa, presentado por el Departament de Benestar i Família. Estas herramientas nos han permitido actuar para buscar soluciones viables a la realidad que envuelve actualmente a nuestros niños/as y jóvenes.

 

En el año 2013 es cuando nace el “Pacte per a la Infància a Catalunya” valorando la infancia como una cuestión de país en el cual es necesario un consenso político y social. Se ha generado un documento firmado por el Govern de la Generalitat y casi 70 entidades de diversos ámbitos, entre ellos el Col·legi de Pedagogs de Catalunya, con el denominador común de trabajo por el bien de la infancia en Catalunya y teniendo como base la Convención sobre los Derechos de los Niños/as. En el documento del Pacto se despliegan los ejes a desarrollar a través de políticas concretas y también con un aumento de presupuesto, se quiere aumentar el PIB dedicado a atender políticas para la infancia para aproximarse al europeo, pese a que justifica que hay una parte de los impuestos de Catalunya que se tienen que transferir al resto del Estado.

 

Algunos de los ejes a destacar son la participación; la inclusión social para la calidad de vida e igualdad de oportunidades; atender a nivel de salud y educación (escuela, familia, ocio) y medios de comunicación. Cada apartado se concreta con acciones específicas como:

-Crear más estrategias de participación de la infancia.

-Tener claro que los niños/as y los jóvenes tienen derechos y responsabilidades y de forma igualitaria.

-Dar respuesta a les necesidades para su desarrollo.

-Crear órganos de participación de los niños/as.

-Diseñar actuaciones para poder prevenir los riesgos (pobreza, desamparo, transición a la vida adulta y autonomía personal).

-Entender la salud en un sentido psicosocial, no sólo orgánico (problemáticas de salud derivadas de estilos de vida, trastornos de conductas alimentarias, violencia familiar…).

-Recibir una educación que respete al niño/a en su desarrollo y en valores desde la escuela y la educación en el ocio.

-Los medios de comunicación y su influencia teniendo en cuenta las redes sociales. El niños/a tiene que poder acceder a la información.

 

Todo el planteamiento del Pacto es necesario, ahora bien, hace falta que sea activo y se generen las estrategias reales para llevar a la práctica si queremos que los niños/as y jóvenes de Catalunya mejoren su propia vida y desarrollo. Es necesario consolidar políticas públicas que impidan que cuando, en otro momento histórico, nos encontremos delante de otra crisis económica se repitan situaciones como las que hoy se están viviendo.

 

El futuro de los niños no puede, sólo, depender de la solidaridad ciudadana. El día 20 de noviembre del 2014, celebramos los 25 años de la Convención de los Derechos de los Niños/as, es un buen momento para hacer un repaso de todo lo que queda por hacer si queremos que estos Derechos sean respetados de forma global, así como también estudiar todo lo que se ha conseguido.

 

El 20 de noviembre nos tiene que recordar cada año, que tenemos objetivos pendientes hacia la infancia y la juventud, y por tanto es un día para evaluar que se ha hecho y como podemos continuar las mejoras logradas.

 

 

Fuentes consultadas:

http://www.elpuntavui.cat/ma/article/2-societat/5-societat/744296-infancia-i-les-europees.html (17-11-2014)

http://www.fedaia.org/noticies/2014/03/14/improvisar-amb-la-infancia-article-de-jaume-clupes-a-el-avui (17-11-2014)

http://www.elpuntavui.cat/noticia/article/2-societat/5-societat/762657-6678-menors-protegits.html?cca=1Reportatge (17-11-2014)

www.unicef.es

“Pacte per la Infància a Catalunya” de 19 de julio de 2013. Generalitat de Catalunya. Departament de Benestar Social i Família.

http://www.pedagogs.cat/reg.asp?id=1585&i=ca&gd=13


(1) Doctora en Pedagogía, Secretaria de la Junta de Gobierno del Col·legi de Pedagogs de Catalunya, Profesora titular de la Universitat Rovira i Virgili


Fecha de publicación: 20/11/2014

comparte:

 

Col·legi de Pedagogs de Catalunya

contacta - información general - aviso legal - política de privacidad

BARCELONA | Avda. Mistral, 20 bis, entl. 2. | 08015 Barcelona | Tel. 93 217 77 99 | Fax 93 292 95 08 | HORARIO

TARRAGONA | Rambla Nova, 12, 1. 2. | 43004 Tarragona | HORARIO

GIRONA | C/ Ibèria, 4  | 17005 Girona | HORARIO

LLEIDA | Rambla de Ferran, 32 | 25007 Lleida | HORARIO